Vasectomía: técnica y efectividad

La vasectomía consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes o seminales con lo que con el tiempo, el semen de la eyaculación no contiene espermatozoides. Esta cirugía local mínimamente invasiva se considera como uno de los métodos anticonceptivos más seguros con un porcentaje superior a un 99% en  la prevención de embarazos.

Este procedimiento no tiene efecto alguno sobre la provisión de sangre y hormonas a los genitales, de modo que no afecta la erección ni la líbido.

Técnica quirúrgica: Es una cirugía ambulatoria que precisa de anestesia local. Se realiza una pequeña incisión en el escroto por la que se sacan los conductos deferentes o seminales para su corte y ligadura, de forma que sus dos extremos quedan físicamente separados. Es probable que necesite algún punto de cierre en la piel.

El sangrado es mínimo y el porcentaje de complicaciones es muy bajo. La posible infección es resuelta con antibióticos y el dolor generalmente es tratado con analgésicos orales. Es importante no estar en tratamiento con medicamentos que aumenten el sangrado, como el Acido Acetilsalicílico (Aspirina, adiro…)

Este método anticonceptivo puede revertirse con unas tasas muy altas de seguridad y efectividad  (vasovasostomía), aunque de ello dependerá el tiempo que haya pasado desde la vasectomía. Incluso repermeabilizados los conductos la efectividad de embarazo se reduce a un 50%. Por tanto, en caso de que a posteriori se deseara tener hijos en algunos casos es necesaria una biopsia testicular o aspiración de espermatozoides, a no ser que se haya congelado semen.

Hay que tener en cuenta que:

– No evita contagio por Enfermedades de transmisión Sexual (ETS) El semen aún puede portar ETS, aunque no contenga esperma. Sería necesario igualmente el uso del preservativo.

Después de la operación todavía hay espermatozoides almacenados, de modo que se debe usar otro método de anticoncepción hasta que el espermiograma revele que el conteo espermático es igual a cero, esto ocurre aproximadamente entre los 3 y 6 meses después de la cirugía. Esto se debe a que hay un remanente de espermatozoides circulantes que quedan atrapados en las vías espermáticas distales a la ligadura deferencial.

¿Es Posible reversión espontánea?. La incidencia de recanalización espontánea de los conductos deferentes se calcula en 1 de cada 4000 casos, por lo cual el fallo de la vasectomía es extraordinariamente rara, pero existe.